Cirugía

21/3/2015

Intervenciones más frecuentes

 

Ex­trac­ción de cor­da­les (mue­las del jui­cio)

Es la in­ter­ven­ción más fre­cuen­te en ci­ru­gía oral. En­tre las mu­chas in­di­ca­cio­nes pa­ra la ex­trac­ción de es­tas pie­zas po­de­mos ci­tar la fal­ta de es­pa­cio en la man­dí­bu­la pa­ra su co­rrec­ta erup­ción; su orien­ta­ción anó­ma­la, que pue­de pro­du­cir da­ños en las pie­zas ve­ci­nas o api­ña­mien­tos den­ta­rios; o pro­ble­mas de in­fla­ma­ción en la en­cía por una erup­ción in­com­ple­ta, que pue­de ge­ne­rar una in­fec­ción cró­ni­ca en la en­cía cir­cun­dan­te.

Ex­trac­cio­nes den­ta­rias com­ple­jas

A ve­ces una ex­trac­ción den­ta­ria pue­de ser com­pli­ca­da des­de el pun­to de vis­ta qui­rúr­gi­co. Por ejem­plo, si el pa­cien­te pa­de­ce en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas im­por­tan­tes, ha re­ci­bi­do ra­dio­te­ra­pia re­cien­te­men­te o su­fre tras­tor­nos en la coa­gu­la­ción, si las pie­zas den­ta­rias es­tán des­trui­das, etc. En tal ca­so, el ci­ru­jano oral apor­ta su ha­bi­li­dad qui­rúr­gi­ca pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma.

Ci­ru­gía pre­pro­té­si­ca

Son in­ter­ven­cio­nes que se rea­li­zan pre­via­men­te a la co­lo­ca­ción de una pró­te­sis. Con­sis­ten en el acon­di­cio­na­mien­to de la en­cía o del hue­so ma­xi­lar o man­di­bu­lar pa­ra fa­ci­li­tar una co­rrec­ta adap­ta­ción de la pró­te­sis. Tam­bién po­de­mos in­cluir en es­te ti­po de ci­ru­gía la co­lo­ca­ción de in­jer­tos de hue­so pa­ra la pos­te­rior co­lo­ca­ción de im­plan­tes.

Ci­ru­gía de los fre­ni­llos

Cuan­do los ni­ños su­fren pa­to­lo­gías del ha­bla, mal­po­si­cio­nes den­ta­rias o di­fi­cul­tad pa­ra la co­rrec­ta po­si­ción de los dien­tes mo­ti­va­das por los fre­ni­llos bu­ca­les o lin­gua­les, es ne­ce­sa­ria una pe­que­ña in­ter­ven­ción. Es­tas ci­ru­gías son de muy cor­ta du­ra­ción, con anes­te­sia lo­cal, y so­lu­cio­nan pro­ble­mas que po­drían te­ner una ma­yor tras­cen­den­cia en la edad adul­ta.

Ex­trac­ción de quis­tes y tu­mo­res be­nig­nos

Los quis­tes si­tua­dos en el in­te­rior de los hue­sos ma­xi­la­res o de la man­dí­bu­la son bas­tan­te fre­cuen­tes. Pre­sen­tan una etio­lo­gía muy di­ver­sa: pue­den pro­ve­nir de in­fec­cio­nes la­ten­tes en dien­tes en mal es­ta­do, de dien­tes re­te­ni­dos en el hue­so o de es­truc­tu­ras em­brio­na­rias. En es­tos ca­sos es in­dis­pen­sa­ble la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pa­ra la ex­trac­ción del pro­ce­so, eli­mi­nan­do las mo­les­tias que ge­ne­ran y po­si­bles com­pli­ca­cio­nes.

Den­tro de la ca­vi­dad oral tam­bién pue­den pro­du­cir­se tu­mo­res be­nig­nos, co­mo li­po­mas, fi­bro­mas o pe­que­ños an­gio­mas. El tra­ta­mien­to de es­tos pro­ce­sos se­rá rea­li­zar una exé­re­sis de la le­sión y una biop­sia pos­te­rior por par­te de un anato­mo­pa­tó­lo­go pa­ra es­ta­ble­cer el al­can­ce de la le­sión.

La cirugía bucal ¿es dolorosa?

No tie­ne que ser­lo. Las mo­der­nas téc­ni­cas de anes­te­sia lo­cal y se­da­ción per­mi­ten rea­li­zar to­do ti­po de in­ter­ven­cio­nes en el in­te­rior de la bo­ca, sin pro­vo­car do­lor en el pa­cien­te.

 

CIRUGÍA ESTÉTICA PERIODONTAL

Existen diversas intervenciones, a nivel de encías y mucosas, con fines estéticos. Son técnicas muy poco agresivas que producen grandes cambios estéticos.
- Alargamiento coronario
- Injertos de recubrimiento
- Injertos de aumento de volumen