Periodoncia

21/12/2014

Las en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les son pa­to­lo­gías que afec­tan al pe­rio­don­to, es de­cir, a los te­ji­dos que ro­dean y sos­tie­nen a los dien­tes. Son pa­to­lo­gías in­fec­cio­sas cau­sa­das por bac­te­rias que to­dos te­ne­mos en la bo­ca, al­re­de­dor de los dien­tes, y si no las eli­mi­na­mos co­rrec­ta­men­te ga­nan ac­ce­so al es­pa­cio en­tre el dien­te y la en­cía, pro­vo­can­do una reac­ción in­fla­ma­tó­ria y des­truc­ti­va que de­fi­ne a es­te ti­po de en­fer­me­da­des.

Las bac­te­rías por sí mis­mas no son ca­pa­ces de pro­vo­car es­ta en­fer­me­dad, sino que ne­ce­si­tan de un in­di­vi­duo sus­cep­ti­ble (pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca) y un me­dio am­bien­te pro­pen­so (ta­ba­co, es­trés, dia­be­tes mal con­tro­la­da, em­ba­ra­zo, fár­ma­cos...).

Una en­cía sa­na es de co­lor es de co­lor ro­sa pá­li­do, fir­me y no san­gra.

Evolución

De­pen­dien­do de su gra­do de afec­ta­ción, hay dos gran­des gru­pos de en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les. Cuan­do afec­tan úni­ca­men­te a la en­cía, cau­san­do un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio re­ver­si­ble, se de­no­mi­na gin­gi­vi­tis.

Si la gin­gi­vi­tis se man­tie­ne mu­cho tiem­po y, ade­más, se dan otros fac­to­res (ge­né­ti­cos, am­bien­ta­les, lo­ca­les…), se ini­cia la pe­rio­don­ti­tis (co­mún, aun­que in­co­rrec­ta­men­te, lla­ma­da "pio­rrea"), en la que, ade­más de la in­fla­ma­ción de la en­cía ya men­cio­na­da, se pro­du­ce una des­truc­ción más pro­fun­da que afec­ta a los otros te­ji­dos del pe­rio­don­to, es de­cir, al hue­so al­veo­lar, el ce­men­to del dien­te y el li­ga­men­to pe­rio­don­tal. Es­ta des­truc­ción es, ade­más, irre­ver­si­ble y fa­vo­re­ce la pro­gre­sión adi­cio­nal de la en­fer­me­dad al crear un es­pa­cio de­ba­jo de la en­cía que de­no­mi­na­mos bol­sa pe­rio­don­tal, en la que ca­da vez se acu­mu­lan ma­yor can­ti­dad de bac­te­rias que pue­den po­ner en pe­li­gro la su­per­vi­ven­cia de los dien­tes.

Signos de enfermedad periodontal

Mu­chas per­so­nas no son cons­cien­tes de que tie­nen pro­ble­mas de en­cía ya que es­tas en­fer­me­da­des no pro­du­cen do­lor, por lo que su diag­nós­ti­co es ca­si siem­pre tar­dío. Sus se­ña­les de aler­ta son:

·         Enrojecimiento de las encías.

·         Sangrado de las encías al cepillarse los dientes o espontáneamente.

·         Retracción de las encías, con la sensación de dientes más largos.

·         Aumento de la sensibilidad dental, sobre todo al frío.

·         Movilidad o separación de los dientes.

·         Sensación de quemazón y molestia de encías.

·         Mal aliento y mal gusto.

·         Aparición de abscesos y flemones en la encía, con dolor en la zona.

Repercusiones

Los gér­me­nes cau­san­tes se trans­mi­ten den­tro de la uni­dad fa­mi­liar (en­tre cón­yu­ges y de pa­dres a hi­jos).

Si el pa­cien­te es­tá en buen es­ta­do de sa­lud, nor­mal­men­te no afec­ta a su es­ta­do ge­ne­ral por ser una in­fec­ción lo­ca­li­za­da ex­clu­si­va­men­te en la bo­ca. Sin em­bar­go, pue­de afec­tar muy ne­ga­ti­va­men­te en ca­sos de pa­cien­tes con en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas cró­ni­cas, ta­les co­mo dia­be­tes, en­fer­me­da­des car­dia­cas, cir­cu­la­to­rias, etc. Igual­men­te, es­tá de­mos­tra­da una cla­ra aso­cia­ción en­tre pe­rio­don­ti­tis y ries­go de in­far­to de mio­car­dio, em­bo­lis­mos y ries­go de ni­ños pre­ma­tu­ros y de ba­jo pe­so en mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Plan de tratamiento

La en­fer­me­dad pe­rio­don­tal se cu­ra. El tra­ta­mien­to pe­rio­don­tal tie­ne co­mo ob­je­ti­vo eli­mi­nar la pla­ca y el cálcu­lo sub­gin­gi­val cau­san­tes de la en­fer­me­dad rea­li­zan­do un des­bri­da­mien­to de los te­ji­dos afec­ta­dos. Ade­más de­be­mos co­rre­gir los fac­to­res que nos ha­cen más sus­cep­ti­bles, co­mo el ta­ba­co, y tam­bién es ne­ce­sa­rio crear las con­di­cio­nes pa­ra que la en­fer­me­dad se pue­da man­te­ner con­tro­la­da a lar­go pla­zo.

La ma­yo­ría de los tra­ta­mien­tos in­clu­yen:

·         Higiene oral individual. 

·         Remoción de la placa y los cálculos (sarro) por parte del profesional (raspado y alisado radicular además en algunos casos de una cirugía periodontal). 

·         Mantenimiento periodontal.

De­pen­dien­do de la can­ti­dad de hue­so de so­por­te des­trui­do, los dien­tes tra­ta­dos ten­drán me­jor o peor pro­nós­ti­co. Por eso es im­por­tan­te el tra­ta­mien­to pre­coz.